Aromaterapia de Vida - Blog

Perdonan nuestros aceites…

El perdón, una palabra de solo 6 letras, dos sílabas tan sencillas de pronunciar y tan dificiles de decir.  Ordenando libros y papeles me encontré con mi agenda de meditación del 2015.  La abrí en cualquier página y me salió:

«Me perdono por no ser una persona perfecta.  Vivo de la mejor manera que sé.» Louise L. Hay

A raíz de esta frase me quedé pensando toda la noche en el perdón y todo el trabajo personal que necesité para finalmente entender que el perdón libera.  Si bien, lo más dificil es llegar al punto de comprenderlo, una vez ahí la aromaterapia columpia tu armonía para que ya no quede espacio a sentimientos de auto reproche y rencor.   Esto también lo entendí luego de un proceso lento y tempestuoso, pero hoy puedo decir que uno de los puntos cruciales en los que se dio mi cambio de vida con aromaterapia fue el perdón.  Los aceites me llevaron de la mano por esa dificil y oscura senda.  De ahí que concluyo dando un pequeño giro a la que debe ser una de las frases más famosas de la humanidad: Perdonan nuestros aceites como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

Cuando decides perdonar te beneficias expansivamente.  Ya sea que necesites perdonar a los demás, o tengas la necesidad de perdonarte a ti mismo, el hacerlo te libera del pasado y te permite cumplir con tu verdadero potencial. El perdón permite soltar creencias y actitudes limitantes, liberar tus energías mentales y emocionales para que puedas aplicarlas a la creación de una vida mejor.

Trabajar el perdón adecuadamente y a consciencia te ayuda a alcanzar tus metas más prácticas e inmediatas.  Funciona así:  si no has perdonado entonces, una parte de tu energía de vida interior está atrapada en el resentimiento, la ira, el dolor o el sufrimiento de algún tipo. Esta energía vital atrapada te limitará. Es como si trataras de manejar un auto con el freno metido todo el tiempo. Te hace más lento, te frustra y hace que sea difícil avanzar.  Muchas veces esto te planta en el enojo y en la auto compasión, lugares donde definitivamente no queremos habitar.

Perdonar es inmensamente práctico y útil si lo piensas bien.  No hay nada confuso ni complejo al respecto. El perdón libera, así de simple y afortunadamente en todo el trabajo que hice pude encontrar una especie de atajo, una forma un poco más simple de hacerlo, pero sobre todo de hacerlo muy desde adentro y en excelente compañía.  Aquí te explico como tu también puedes hacerlo mediante un sencillo ejercicio.

A medida que aprendas a perdonar apoyado por la aromaterapia, muchos problemas (posiblemente incluso problemas de salud) desaparecerán gradualmente. Será como si pudieras ver tu vida desde arriba y pudieras detectar la forma más fácil de llegar a donde quieres estar. La vida se abre frente a ti. Nuevas oportunidades surgen de la nada. Coincidencias felices ocurren cuando te encuentras en armonía con la gente y contigo mismo.

Pero justamente la parte más dificil del perdón es ejercerlo hacia nosotros mismos, perdonarte por haber cometido algún error, cosas simples como haber perdido la licencia, por las recetas que te salen mal cuando cocinas, por haber lastimado a alguien, perdonarte por las cosas que te has exigido y no has podido cumplir.  Perdonarte por lo grande y perdonarte por lo chico.  No importa cual sea la causa, ni que tan grabado lo tengas en lo profundo de tu ser la repetición de este ejercicio te va a catapultar en la dirección correcta.

Recuerda que al hacer esta meditación aromaterapéutica y dar este paso, te comprometes a dejar de maltratarte a tí mismo o a la persona que no has podido perdonar.  Esto empieza desde el pensamiento, sigue por la palabra y llega hasta la acción (u omisión, siguiendo con las palabras legendarias).  Deberás de apagar el switch del maltrato, la mala onda y la mala vibra.  Piensa que todo el mundo tiene razones para ser como es y hacer lo que hace pero tú debes trascender y seguir adelante con tu camino.

Tengo dos aceites esenciales favoritos para la labor de perdonar.  Te los recomiendo en diferentes situaciones.  Aceite esencial de tomillo cuando debes perdonar una situación, algo o alguien por quien has guardado rencor, reciente o de mucho tiempo atrás. Aceite esencial de geranio cuando debes perdonar una ruptura de confianza, la pérdida de un amor, perdonarte a ti mismo o a alguien muy cercano y protagonista en tu corazón.

Aceite esencial de tomillo.  Se dice que es el aceite de soltar y perdonar.  Es uno de los limpiadores empcionales más poderosos que exusten y apoya en la liberación de sentimientos atrapados que han estado guardados por mucho tiempo.  Hace que la negatividad del pasado aflore para poder trabajar de lleno en su limpieza.  Alivia de emociones tóxicas como el odio, la ira, el enojo y el resentimiento que cierran el corazón.

 

Thyme Isolated On White Background. Macro

Aceite esencial de geranio.  Este es el aceite para perdonar con amor y perdonar heridas de amor.   Restablece la confianza en uno mismo y en los demás, especialmente cuando ésta fue perdida en una circunstancia dificil y desalentadora.  Es de gran ayuda para mejorar los vínculos con padre y madre y trabajar en el amor propio y el auto perdón. En relaciones en las que se haya perdido la confianza, el geranio promueve la honestidad, el cariño sincero y de nuevo, el perdón.   Abre los canales receptivos del amor humano y de las conexiones amorosas.  El geranio es el sanador de corazones rotos.  Suaviza el enojo y ayuda a curar todo tipo de heridas emocionales.

Geranio

Si tienes que trabajar en el perdón elige uno de estos dos aceites esenciales que te recomiendo.  Difunde su aroma en una pieza tranquila de la casa, donde te puedas sentar a meditar y realizar los siguientes seis pasos del ejercicio aromaterapéutico para el perdón, sin interrupciones.  Realizalo una vez, o varios días.  Tanto como sea necesario.  Tu corazón te lo dirá.

Para difundir el aceite esenciale puedes poner unas gotas de aceite en un difusor de vela, eléctrico o incluso rociar constantemente un spray con el aceite esencial a tu alrededor. Rocíate las manos frótalas e inhala de ellas.  Haz un recorrido rociando tus chakras.  Rocía tu pecho y por encima de tu cabeza.  Vigila que el aroma esté presente a lo largo de todo el ejercicio y puedas sentirlo inundar tus vías olfativas, ya que de esta manera tus neuro conectores cerebrales trabajaran contigo en la liberación de la angustia  y el rencor para que sea efectiva y definitiva.

Ejercicio de meditación aromaterapéutica para el perdón.

Paso 1: Crea un espacio de aromaterapia usando el aceite esencial de tomillo o el de geranio según sientas que se apega más a tu caso.  Coloca música tenue de relajación y siéntate cómodamente sin cruzar ninguna de tus extremidades.

Paso 2: Realiza respiraciones lentas y profundas durante tres minutos.  Lento y profundo. Al inhalar llenas tu diafragma de aire y el estómago se debe inflar.  Al exhalar sacas todo el aire con sus toxinas y tu estómago se debe contraer.

Paso 3:  Manteniendo el ritmo de tus respiraciones menciona en detalle lo que necesitas perdonar, de quién y para qué.  Puede haber una razón práctica por la cual deseas perdonar algo o a alguien. Si no la logras ver simplemente justificalo con tu propio crecimiento personal.

Paso 4: Reconoce cómo te sientes actualmente sobre la situación. Lo mejor es que estos sean tus sentimientos honestos, no las cosas agradables y amables que piensas que debes sentir. Es necesario trabajar a partir de lo que realmente sientes por más ruín que sea. Entonces expresas tu voluntad de, al menos, estar abierto a la posibilidad de dejar ir esos sentimientos.  Cada vez que exhales lentamente expresa un sentimiento negativo y honesto.  Coordina tu respiración para que no lo hagas cuando inhales.  Ingresa pureza y perdón.  Sale un sentimiento negativo.  Sigue así hasta que hayas mencionado todo lo negativo que sentías y lo hayas cambiado por pureza y perdón.

Paso 5: Indica los beneficios que obtendrás de perdonar. Este será principalmente lo contrario de lo que estás sintiendo en ese momento. La tristeza se convertirá en alegría, la ira se convertirá en paz, la pesadez se convertirá en una sensación de ligereza y así sucesivamente. De nuevo, si no estás seguro acerca de los beneficios simplemente elige un par de buenos sentimientos generales que te gustaría tener por el momento (más feliz, más a gusto, más confiado, etc.) Contrario al paso anterior esta vez inhala recibiendo los beneficios.  Sirve de ayuda si puedes imaginar lo bien que
se siente cuando has perdonado o cuando te has perdonado.

Paso 6: Comprométete a perdonar y agradece al Universo porque se ha dado el cambio dentro de tí. Esto simplemente es decretar.  Sostén este compromiso y este agradecimiento en tu mente por varios minutos sintiendo los aromas de tus aceites esenciales invadir cada rincón de tu cuerpo, de tu mente y de tu alma, sintiendo que el Universo te contesta tu agradecimiento y tu perdón de una manera condescendiente y amorosa.

Al abrir los ojos e incorporarte te sentirás más a gusto, bien descansado, en perfecto estado de salud, sintiéndote mejor, mejor y mejor.  Los beneficios y cambios en la energía de tu vida serán concedidos y son tantos que no debes dejarlo para mañana.  Empieza hoy mismo y no olvides pasar a dejarme tus comentarios de avance.

Da clic en Me Gusta si quieres más posts como éste y por favor sigue mi blog.Perdón

También puede gustarte...

3 Comentarios

  1. Nanci dice:

    Muchas gracias, me fue de gran utilidad. Que la luz siempre esté contigo.

    1. Gracias Nanci, por dejar tu comentario. Leerte es muy valioso para mi. Te deseo todo lo mejor para este año que empieza.

  2. Muy buen articulo. Gracias por compartirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *