Aromaterapia de Vida - Blog

En la salud y en la enfermedad, escucha a tu cuerpo

Nuestro cuerpo es prestado.  Durante el tiempo que dure nuestra vida lo tenemos con nosotros y debemos cuidarlo y atenderlo para que nos acompañe cada día permitiendo realizarnos en cada aspecto de nuestro proyecto de vida.  Nuestro cuerpo es un regalo.  Es nuestro vehículo.  En el mundo que hemos creado, muchas veces nos define.  Nuestro cuerpo es un templo.  El estuche del alma.  Una máquina.  La más perfecta.

Seguramente en algún momento habrás escuchado definiciones como estas que se dan al cuerpo humano.  En realidad, tienen todo de cierto.  Pero pocas veces destacamos una de sus principales funciones: ser el «teléfono del alma».   El que nos hace llamados de alerta, nos avisa, nos previene, nos mantiene al tanto.  Me gusta verlo así, porque de esa manera le damos un papel más activo en su conexión con nuestra esencia. Más alla de ser su estuche, su vehículo, su ventana, el cuerpo nos avisa qué pasa en la torre de control emocional y también en el alma.

Hace unos días recibí un whatsapp de cadena.  No suelo reenviar este tipo de mensajes pero me gustó tanto que lo compartí con varias de ustedes en el chat de grupo de SoyAromas (por cierto, si quieres que te incluya mándame un email con tu whatsapp).  En realidad es algo que todos los que estamos en el movimiento holístico ya conocemos bien, pero me encanta que lo recordemos y sobre todo, la forma tan clara y simple con que esta persona pone las cosas.  Dice así:

«Reflexión de Nelson Torres, Doctor en Psiquiatría (UCV) y experto en Psico-neuro-inmunolinguística PNL

«EL CUERPO GRITA LO QUE LA BOCA CALLA». La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma. Muchas veces, el resfrío «chorrea» cuando el cuerpo no llora. El dolor de garganta «tapona» cuando no es posible comunicar las aflicciones. El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir. La diabetes invade cuando la soledad duele. El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta. El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan. El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar. La alergia aparece cuando el perfeccionismo está intolerable. Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas. El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza. La presión sube cuando el miedo aprisiona. Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza. La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad. Las rodillas duelen cuando tu orgullo no se doblega. El cáncer mata cuando no perdonas.
¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan en tu cuerpo? La Enfermedad no es mala, te avisa que te estás equivocando de camino. Me parece bonito compartir este mensaje: El camino a la felicidad no es recto. Existen curvas llamadas EQUIVOCACIONES, existen semáforos llamados AMIGOS, luces de precaución llamadas FAMILIA, y todo se logra si tienes: Una llanta de repuesto llamada DECISIÓN, un potente motor llamado AMOR, un buen seguro llamado FE, abundante combustible llamado PACIENCIA, pero sobre todo, ¡un experto conductor llamado DIOS!»

Y ahí termina.

Enric Corvera y Rafael Marañon tienen un libro llamado «Biodescodificación, el secreto de los síntomas», que sirve como un traductor de enfermedades, en necesidades emocionales del ser humano.  Otros autores han hecho  lo mismo, incluso Joan Marc Vilanova recopila las diferentes versiones de muchos de esos libros en un compendio llamado Diccionario de Biodescodificicación, otro libro de consulta muy interesante.

No cabe duda que son teorías para mucha reflexión, sin embargo yo soy de la idea de que cada uno debe escuchar a su propio cuerpo, pero con total honestidad y humildad.  A veces sabemos perfectamente lo que llevamos por dentro pero no lo atendemos, lo dejamos ahí por evitar una fuerte confrontación, muchas veces con nosotros mismos.  No queremos hacer nada por solucionarlo, y es ahí cuando hacemos que nuestra bio energía deje de fluir por las autopistas eléctricas del cuerpo, dejando el camino libre para que circule la enfermedad.

Mi recomendación es, si algo te duele, te aflije, o si te sientes débil o enferma, si has estado padeciendo de algo, has probado de todo y nada parece solucionarlo, ponte en contacto con lo más profundo de tu ser.  Si tienes pendientes acumulados en el departamento del perdón, no esperes a que el cuerpo te lo avise.  Si estás pasando por espacios de tristeza, de soledad, extiende la mano y pide ayuda.  La comunicación a diario con el alma, y con tu yo superior mediante la meditación, es higiene emocional.  Te pone tu vida en perspectiva,  genera energía positiva y te sitúa en el bienestar.

No te prives de este espacio con tu propio ser.  Date un tiempo.  Bríndate a ti misma.  No es necesario que hayas hecho un curso con un yogui en la India. Solo debes estar a solas, cerrar los ojos y ponerte en contacto con tu respiración, manteniendo un ritmo constante.  Te recomiendo hacer un llamado a cada órgano de tu cuerpo, como cuando una maestra pasa lista, relajándolo, pidiéndole que trabaje de manera saludable, y agradeciéndole.  Este recorrido por tu cuerpo lo puedes hacer tan largo o tan corto como el tiempo del que dispongas.  Puedes empezar con tan solo 3 minutos al día, e ir aumentando 2 minutos más cada semana.

Cuando hagas tu ejercicio y logres estar muy relajada pregúntale a tu alma qué mensaje tiene hoy para tí y recíbelo con total honestidad, sin caretas.  Tu subconsciente sabe todo lo que estas pasando y lo que estás sintiendo, por eso es innecesario que finjas no escucharlo, aunque a veces, creeme, es duro recibir su mensaje.  Pero una vez que lo obtengas, libera el sentimiento.  Suéltalo y mentalmente mira salir de ti, eso que te oprime.  Eso que te duele, déjalo salir, desde tu pecho o desde el lugar que te duele, convertirse en una estela de luz que sube a reencontrarse con la luz divina del cielo.  Si es necesario que tomes acción durante tu estado consciente del día, hazlo.  Fíjate objetivos y sal a cumplirlos.

Así ve soltando día a día, cada peso, cada dolor, cada opresión y ve liberándote de las cosas que te atan.  Si lo conviertes en un hábito y lo haces a consciencia te garantizo que los resultados se empezarán a sentir en muy poco tiempo.

Si estás trabajando una sanación profunda con este tipo de ejercicios, recuerda que durante la actividad y la consciencia del día, debes ser congruente con tus palabras, tus pensamientos y tus actos.  Desea el bien, practica la tolerancia y agradece.  De esta manera cerrarás cualquier grieta entre consciente y subconsciente.

Dicen que la felicidad llega cuando lo que pienso, lo que digo y lo que hago se encuentra en armonía.  Lo estás haciendo muy bien.  Continúa por esta vía.

A veces las nauseas nos avisan de un embarazo.  Lee este tip para combatirlas.

Lugina

Aromaterapeuta integral apasionada, certificada internacionalmente por AIA y NAHA. Coach estratégico de vida y Practitioner de remedios florales de Bach certificada en Inglaterra, donde inició sus primeros estudios en el ramo holístico desde hace 19 años.  Es emprendedora de negocios digitales e inició SoyAromas en 2016, para convertir la aromaterapia en una experiencia terapéutica emocional, basada en el conocimiento científico de los aceites esenciales. Lugina ama compartir sus conocimientos, viajar, pasar tiempo con la naturaleza, generar negocios en línea, cuidarse física y mentalmente y procurar el bienestar en todas sus vertientes.  Su misión es trabajar con mujeres, brindándoles herramientas de bienestar e inculcándoles la aromaterapia como un estilo de vida, que les ayudará a tener mayor calidad en su presente, aromaterapia de vida, para verse y sentirse mejor.


También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *