Historias de Lu

Es todo risas, hasta que…

Es todo risas, hasta que te das cuenta que llegaste a la oficina sin tus anteojos de lectura.
¡Esto es mucho fail!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.