Aromaterapia de Vida - Blog

Pensamientos Positivos

"Me enfoco en pensamientos positivos porque los pensamientos que pienso y las palabras que pronuncio crean mis experiencias y mi realidad."  Louis L. Hay

Debido a que el lanzamiento de nuestro Podcast se sincronizó con la pandemia y el confinamiento por el Covid_19, hemos querido traer temas que complementen la situación que estamos viviendo.

Así, nuestro primer episodio desmitificaba la información que, seguramente sin mala intención, muchos vendedores multinivel propagaron en redes sociales, sin tener confirmación científica de lo que dicen.

Nuestro segundo episodio, trataba del apoyo que los aceites esenciales pueden dar en la limpieza del hogar, ahora que todos estamos dedicados de lleno a esta tarea.

Finalmente en nuestra última entrega, El sistema inmune y los aceites esenciales, decidimos abordar de manera realista, que aunque no existe evidencia clínica en humanos que pueda confirmar la inmunoestimulación, existen otras variables que se toman como válidas para que seamos optimistas en el uso de los aceites esenciales para fortalecer nuestros sistemas y cuidar el perfecto funcionamiento de un cuerpo en equilibrio.

Un aspecto que mencionamos al final es el valor de los pensamientos positivos y sobre ello, quiero profundizar.

Se dice que la gente optimista, que genera pensamientos positivos con regularidad, goza de un menor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades y malestares que pueden llegar a ocasionar la muerte.

En general, no solo se trata de los pensamientos.  La gente optimista suele actuar de determinada manera.

Los estudios han demostrado que niveles más altos de optimismo se relacionan con una mejor calidad de sueño, una alimentación más saludable y practicar más ejercicio.

El optimismo es una sensación general de que los eventos son favorables y que sucederán buenas cosas.

Ya son varias las facultades de medicina, ciencias sociales y salud pública, dentro de universidades como Harvard, que han investigado sobre el tema.  Ellos han concluido, luego de 8 años de estudios practicados en mujeres, que tener una visión positiva de la vida puede, en efecto, venir acompañado de beneficios significativos para la salud, reduciendo el riesgo de muerte por una serie de causas específicas, en comparación con mujeres que se describían a si mismas como menos optimistas.

Esto es muy interesante.  Sin siquiera tomar en cuenta el aspecto de la correlación entre el positivismo y la salud, pienso que los pensamientos positivos son sla mejor vacuna en la vida.  Creo que tenerlos te brinda contención, un espacio en tu mente donde puedes lograr aunque sea por unos segundos, que la vida sea rosa aunque estés transitando un momento difícil.

Mis experiencias aromáticas se enfocan en ello, sumando el apoyo que los aceites esenciales me facilitan.  Pero no todo en la vida es una experiencia aromática y reconozco que en muchas ocasiones me he relacionado, y me relaciono,  con personas bastante más negativas que yo.

¿Tú que opinas sobre esto?  ¿Cómo te rankearías en cuanto a positividad de pensamiento?

Te cuento mi caso.  Es una observación de mis propias estructuras de pensamiento.  Desde hace muchos años, en mi largo camino de trabajo personal, me di cuenta y  me catalogué como "la eterna positiva".  Tratando ahora de profundizar en el análisis introspectivo, creo que no es algo intencional.  Es más bien como que mi atención nunca se enfoca en el riesgo.  No importa que esté pasando alrededor, es como que puedo solo enfocarme en un micromundo donde todo está bien.

No sé qué tan bueno sea esto.  A veces puede parecer que tengo una barrera de protección alrededor o que no me quiero involucrar.

Y por supuesto que esto me ha ganado que me llamen ingenua muchas veces.

Y no es solo que puedo enfocarme en mi micromundo.  Es más bien, que me cuesta salir del micromundo para interactuar.  Lo que me lleva a la pregunta: ¿Podría tener que ver ser introvertido con el positivismo?  Las personas extrovertidas, toman su energía de afuera, donde esta lleno de riesgos. ¿Será por eso que ponen tanto foco ahí?  ¿Qué opinas?

Por otro lado, he observado que mucha gente cercana a mi, está en el extremo contrario.  Sus llamadas y charlas suelen empezar con "tengo una mala noticia".  Sus análisis e historias son de constante riesgo o derrotismo.  Suelen enfocarse en lo mal que se encuentran.  Incluso cuando ven algo bueno, voltean el enfoque para decir: "Mirá que bueno eso, y yo que estoy tan mal....."

Cuando hablo con este tipo de personas, me entra angustia y una sensación de querer convenderlos de no ver las cosas así.  Me he auto observado contraponiéndome a lo que dicen.  Es decir, haciéndoles ver el lado positivo que yo puedo observar, queriendo mostrarles otra cara, o dándoles ideas de como podrían ver las cosas de manera diferente.  En el 90% de los casos, también he observado que no hacen clic con lo que digo, que no me escuchan...  veo en su cara que no tiene para ellos ningún sentido, que les parece absurdo o imposible, que no les aporta nada.  Es una postura respetable.  Todos somos diferentes y ellos tienen el derecho a que yo respete su forma de ser sin querer cambiarla.  Finalmente lo aprendí. Creo que no importa qué digas, las personas deben estar listas y abiertas a entender que existen otras formas de ver las cosas para que esto les resuene y busquen otra ruta.  La mayoría de las veces, cuando encuentras gente en esa postura, es porque no lo están.

Yo, como persona introvertida (o MUY introvertida) considero que tengo mucho contacto con como me siento y con el trabajo personal he logrado entender como dirigirlo.  Si me encuentro mal, trato de buscar lo positivo adentro de mí, de poner mi atención en otras cosas que me hacen sentir bien.  Y si me encuentro muy, pero muy mal, entonces prefiero apartarme, irme hacia adentro, estar sola un poco, para no descargar la negatividad en los demás y para recargar mis pilas.

Pienso que ningún extremo es bueno, emocionalmente hablando.  Por eso siempre digo que el trabajo emocional, debe ser una constante en la vida de todos los que tenemos esa capacidad de consciencia y buscamos el bienestar.

El trabajo emocional es trabajo y hay que hacerlo.  Nadie puede hacerlo por ti y ciertamente no consiste en una hora de psicólogo a la semana, si sales a repetir tus mismo hábitos y patrones, si solo te enfocas y hablas sobre tí mismo y tus desavenencias.

Sé que cada persona está constituida de manera distinta.  Yo cuando peor me siento, hago listas de agradecimiento y lleno un álbum de fotografías en el carrete del teléfono, de cosas lindas que vi en el día.  Al principio me cuesta verlas.  Conforme pasan los días, trato de provocar momentos lindos para poner en mi álbum, y sin darme cuenta, logro generar los cambios que necesito para sentirme mejor.

Nadie tiene la felicidad comprada, ni la vida perfecta.  Recuerda eso.  El trabajo emocional es constante y para siempre.  Si crees que estás en un lado negativo, solo necesito que sepas que eso puede cambiar.  No sentada esperando que pase.  Sino, haciendo un compromiso consciente contigo misma y tu propio positivismo y buscando e implementando las cosas y métodos que a tí te hagan bien.  Arreglarte, maquillarte, hacer jardinería, cocinar, tomar fotos, caminar, prepararte el desayuno que más te gusta, compartir una meditación con tus aceites esenciales. Hacer lo que te gusta sube tu vibración energética. Detecta tus vacunas personales para estar mejor y toma sus vitaminas.  Enfócate solo en el instante en el que estás.  Deja de lado el panorama amplio.  Trabaja solo para el ahora.  Mira hacia adentro y redecora tu corazón.  No solo cambiará tu día, indirectamente estarás fortaleciendo tu sistema inmune.

En esta nueva normalidad, necesitaremos esas vacunas emocionales a diario y  más que nunca.   Tómate una dosis de eso que te encanta hacer, cada día y haz tu album de lindos momentos.

Comparteme cómo has organizado tus días para fortalecer tu sistema inmune.

 

 

 

Lugina

Aromaterapeuta integral apasionada, certificada internacionalmente por AIA y NAHA. Coach estratégico de vida y Practitioner de remedios florales de Bach certificada en Inglaterra, donde inició sus primeros estudios en el ramo holístico desde hace 19 años.  Es emprendedora de negocios digitales e inició SoyAromas en 2016, para convertir la aromaterapia en una experiencia terapéutica emocional, basada en el conocimiento científico de los aceites esenciales. Lugina ama compartir sus conocimientos, viajar, pasar tiempo con la naturaleza, generar negocios en línea, cuidarse física y mentalmente y procurar el bienestar en todas sus vertientes.  Su misión es trabajar con mujeres, brindándoles herramientas de bienestar e inculcándoles la aromaterapia como un estilo de vida, que les ayudará a tener mayor calidad en su presente, aromaterapia de vida, para verse y sentirse mejor.


También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *